lunes, 1 de febrero de 2010

Una divertida continuación del castillo ambulante!!

La esperada (por lo menos para mi XD) continuación del Castillo ambulante, aunque desde el principio advierto a los admiradores de Howl y Sophie que no tienen papel protagonista en la historia, aunque desde luego cuando hacen acto de presencia no lo hacen precisamente de forma timida.
En los sultanatos al sur de Ingary vive Abdullah un joven vendedor de alfombras más pobre que rico y que ha resultado por razones que desconoce ser una decepción para todo el mundo, pero eso no parece preocupar demasiado a Abdullah que pasa el dia haciendo lo que mejor se le da: soñar despierto con que es el hijo perdido de un principe y esta prometido con una hermosa princesa. Un buen dia un hombre entra en su puesto con una inusual alfombra voladora que esta empeñado en venderle. A partir de ahí comienza una aventura a ritmo vertiginoso en la que Abdulla conocera personajes la mar de extraños: desde un genio capaz de malograr todos los deseos de su dueño hasta un soldado sin pizca de honestidad.
Lo recomiendo tanto por la historia que esta muy bien llevada y magistralmente resuelta, por supuesto al método de Wynne Jones (nunca nada es lo que parece) como por su estilo agil aunque no carente de descripciones y con muchisimo humor. Tan solo espero que Berenice siga así y se anime a traducir la tercera parte: The house of many ways.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te cortes, si te has molestado en leerlo dime lo que piensas

Se ha producido un error en este gadget.