miércoles, 28 de octubre de 2009

La hija de la tierra

Este es un cuento africano muy divertido que nos dado nuestra profesora de filosofía y se me ha ocurrido ponerlo aqui:

Antes de que existiera ningún hombre la tierra y el cielo vivian juntos con sus hijos: las nubes, la lluvia y los gemelos del rayo y la tormenta era los hijos del cielo. Mientras que los animales y Mahura la primera mujer eran los hijos de la tierra. Mahura era una muchacha inteligente y trabajadora que se ocupaba de las cosechas, un dia cuando molia mijo con su le dio con su moledor al cielo en la frente y este se lamento profundamente.
-Perdon -se disculpo la hija de la tierra-. Pero es que debo moler el mijo, apartate un porquito y veras como no te doy.
El cielo asi lo hizo y Mahura se dispuso a reanudar su trabajo y volvio a golpear al cielo en la frente.
-Mahura hija ten más cuidadito -le dijo el cielo dolorido.
-Perdon -se disculpo la hija de la tierra-. Pero es que debo moler el mijo, apartate un porquito y veras como no te doy.
Así lo hizo el cielo y eso hecho se sucedio tantas veces que en caso de que hubieran existido los numeros de nada habrían servido ya que ninguno hubiera sido tan grande para aproximarse a los golpes que Mahura le dio al cielo. Este enfadado se retiro al cielo con todos sus hijos. Al principio Mahura se alegro pues asi podría moler el mijo con tranquilidad, pero sin la ayuda de las las nubes y la lluvia sus cosechas no pudieron crecer y pidio ayuda a su madre la tierra.
-¿Como puedo lograr que el cielo me perdone?
-Ve a la parte más honda del rio y coge la pepita de oro más grande que halles y despues baja a las profundidades de las cabernas y coge la pepita de plata, despues lanzalos al cielo con tus deseos de reconciliación.
Asi lo hizo Mahura y el cilo la perdono y permitio a sus hijos volver a ayudar a Mahura, estos menos los gemelos del trueno y el rayo que aún persiguen a Mahura en venganza de la afrenta cometida a su padre.
Si quieres comprobar que esta historia es cierta no tienes más que mirar arriba si es de dia veras al cielo lucir la pepita de oro que le regalo a hija de a tierra, si es de noche veras la de plata y si aún te resulta imposible de creer mira a las estrellas ¡Son todos los golpes que Mahura le hizo al cielo en la frente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te cortes, si te has molestado en leerlo dime lo que piensas

Se ha producido un error en este gadget.